nuevo Asesor General de la CSCV PDF Imprimer Envoyer
Écrit par Yves Rancourt   
Vendredi, 20 Mars 2015 13:30

Un nuevo Asesor General de la CSCV

En la foto: Nuestra nueva Directora General María Armenteros Malla con el electo Asesor General  el Exmo. Monseñor Víctor Masalles Pere.

Mons. Masalles Pere sustituye al queridísimo Padre Andrés Dumas msc, quien es el Vice Postulador de la Causa de Beatificación y Canonización del Siervo de Dios Emiliano Tardif msc, actualmente en la Fase Diocesana.

Relación de Mons. Masalles con la CSCV

El mismo nos expresa:

Mi primero de muchos contactos con los miembros de la Comunidad de los Siervos de Cristo Vivo fue en el 1983, cuando estaba enfermo. El médico que me atendió asistía a la Comunidad, y me animó a estar en contacto con diversos miembros de ella.

En la inauguración de la "Casa de la Anunciación" en Santo Domingo,  yo me sentía muy unido a la comunidad. Fui invitado a formar parte de ella desde el 1985, introduciéndome así al ministerio de la predicación, que considero que es uno de los puntos fuertes de la Comunidad.

Durante mi vida vocacional estuve viviendo en la Casa de la Anunciación durante un año (1987-88), cuando apenas estaba en el primer año de Teología, aunque después pasé a la vivencia en el Seminario.

Cuando llegó el 1990 tuve que abandonar ser miembro de la Comunidad, pues había en sus primeros estatutos  un acápite que no permitía todavía que clérigos fuesen miembros. Sin embargo, mantuve una estrecha relación con la Comunidad, sobre todo en la erección de la misma a nivel canónico.

En mi trabajo de párroco en el Barrio de Capotillo perdí un poco el contacto con la Comunidad, pero en mi viaje a Roma tuve la oportunidad de acompañar a las 5 comunidades de Italia, ayudándoles a vivir la vocación de Siervos de Cristo Vivo. No perdí el contacto y la dicha de predicar, sobre todo con el Padre Emiliano y con María Armenteros, con los que viajé en innumerables ocasiones. Trabajé también para las Escuelas Internacionales de Evangelización de Santo Domingo y Miami, en las que he impartido numerosos cursos bíblicos.

Luego de ser nombrado en la Parroquia San José de Calasanz comencé un mayor acercamiento al participar mensualmente en una de las reuniones comunitarias de los lunes en la noche en la Casa Madre, en las que he celebrado la Eucaristía junto a un tema formativo.

Por esta razón, en mi discurso de la ceremonia de ordenación episcopal, les manifesté a la CSCV mi agradecimiento, porque con la ayuda del ministerio del carisma de la predicación de la Comunidad me he podido convertir en un hombre de la Palabra, que disfruta la proclamación de la Palabra hasta el punto de tener como lema de mi episcopado: “Proclama la Palabra” (2Tim 4,2).